Etiquetas

lunes, 12 de marzo de 2012

Glaucus Atlanticus

Glaucus Atlanticus
Familia: glaucidae
Especie: glaucus atlanticus


El glaucus atlanticus, una de las especies conocidas más extrañas e impresionantes del mundo; este pequeña babosa marina es la única especie que compone el género glaucus, aunque se puede confundir con glaucilla marginata.
Muchos lo conocen o mejor dicho le denominaron vulgarmente con el nombre de dragón marino por la forma de su cuerpo aunque también llama especialmente la atención por sus colores, mezclando el blanco, gris perla y  azul.
El glaucus altanticus, una especie pelágica tiene una distribución por los mares de todo el mundo, tanto en aguas templadas como en aguas cálidas, pero ya es más difícil verlo en zonas frías;y las zonas más concretas donde podemos encontrar esta babosa marina son las costa sur de Sudáfrica, aguas europeas, costa de Mozambique y costa Este de Australia.
Son animales se denominan también nudibranquio y viven su vida flotando boca abajo en el agua sostenidos únicamente por una burbuja de agua en su estómago.


Si ya de por sí es curioso este pequeño animal, si hablamos de su alimentación no va a dejar de sorprendernos puesto que pese a su diminuto tamaño; unos 5-8 cm de tamaño, la base de su alimentación son otros animales pelágicos de un tamaño superior al de él, como pueden ser los tentáculos de hidrozoos que flotan sobre la superficie del océano aunque su presa por excelencia es la Carabela Portuguesa (Physalia physalis) altamente venenosa; y si no tiene alimento cerca pueden volverse caníbales.
La cuestión principal es como puede este pequeño animal ser inmune al potente veneno de la carabela, pues bien, sigue una estrategia de defensa que consiste en ingerir la medusa entera pero después seleccionar y almacenar las toxinas en pequeños sacos; este veneno, al ser almacenado puede producir otro mucho más potente y mortal que el propio de la carabela portuguesa que lo utilizara contra depredadores.


En cuánto al estado de conservación de este curioso animal no tiene ninguna medida de protección, puesto que se lo considera como una especie con una baja vulnerabilidad; por razones de que son poderosos en su defensa contra los posibles depredadores y también por su reproducción que no presenta ninguna alteración ni son animales "interesantes" para el ser humano.
Si bien es cierto, que se advierte en las zonas donde es más frecuente verlos varados en las playas que no se los toque, sobre todo los niños que en muchas ocasiones los recogen por su llamativo color y forma, puesto pueden causar irritaciones por el veneno que un alberguen y en casos más especiales pueden llegar a producir lesiones más graves como un shock anafiláctico.





10 comentarios:

  1. Que suerte que se pueden defender de los indesesbles humanos!!! bien por el veneno que tienen, asi nadie los jode!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Claudia;
    Estuve mirando cuanto suele ser la vida media del glaucus pero no encuentro un dato fijo, ni tampoco incluso de medusas que pueden ser que tuvieran ciclos de vida similares, aunque yo creo que no será muy largo, dependerá un poco del medio en el que puedan vivir y desarollarse. Siento no poder decirte más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado todos los datos que has puesto :)

      Eliminar
  3. Los glaucus atlanticus pertenecen al suborden de los nudibranquios (nudibranchia) por lo que su sistema de respiración es a través de branquias que tienen distintas formas y se localizan en distintas zonas del cuerpo. El nombre de nudibranquia significa "con las branquias al desnudo".

    ResponderEliminar